UN ELEFANTE CON MATERIALES RECICLADOS

1ook_

Hola! el pasado mes de marzo, cuando estuvimos en Argentina aproveché para “colarme” en el tallercito de Poli (mi madre) que durante muchísimos años fue la profe de un taller de arte para niños y que ahora ya jubilada, sigue con el proyecto “del tallercito” con sus nietos como alumnos. En este caso, la consigna era crear un animal reutilizando materiales que ya había en su casa. Eloísa, mi sobrina, quería hacer un elefante y pusimos manos a la obra…

17

Utilizamos:  una caja de cartón para hacer el cuerpo, rollos cilindricos de cartón de cocina para las patas, un trozo de cable de exterior para la trompa, una bolsa de tela para las orejas, tapas de agua mineral para los ojos, soga para la cola, un botón para la boca y témperas para darle color…

Cortamos los rollos cilíndricos (cuatro) a la misma altura para hacer las patas y luego los grapamos en uno de los lados de la caja.

19

Una vez colocadas las patas, hicimos un orifico en el frente del cartón para colocar el cable que iba a ser la trompa.. y del otro lado un orificio más pequeño para colocar la soga utilizada para la cola del elefante.

29ok

Una vez listo listo el cuerpo del elefante, Eloísa eligió los colores y ¡a pintar!

23b

Utilizando temperas de colores…

5ok

Eloísa pintó la trompa de varios colores…

6ok

Pegamos los ojos con las tapitas de agua mineral y los coloreamos por dentro.  Recortamos las orejas de la bolsa de tela y las pegamos una a cada lado del cuerpo…

7ok

ya estaba casi listo…8ok

solo faltaba el botón rojo que era la boca… y Z A S!!!

2

9ok

Aquí tenemos el elefante!

10ok

Nos la pasamos genial haciendo el elefante y buscando los materiales que había en casa de mi madre e imaginando para que podría ser cada cosita que encontrábamos…

26B

Así que los animo a crear nuevos objetos con materiales que hay en casa. Es todo un ejercicio de reutilización y creatividad interesantísimo para grandes y chicos y si además logramos darle una nueva vida a los objetos utilizando la imaginación, pues… ¿que mejor?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *